Reparación de torres de refrigeración

En esta ocasión nos espera una ardua tarea reconstruyendo dos torres de refrigeración muy dañadas por el óxido.
Se trata de unas torres de chapa situadas en el centro de Madrid, en su día, al aparecer los primeros síntomas de oxidación se trataron de reparar aplicando fibra de vidrio sobre la chapa viva lo que resulto poco efectivo puesto que la fibra no hace cuerpo con la chapa. El agua penetró entre las dos capas y siguió con su proceso de oxidación.
Como seguía teniendo fugas decidieron pintar y luego aplicar otra capa de fibra. Esto provocó un segundo deposito de agua entre las dos fibras, lo que lejos de paliar las fugas las incrementó.

Como puede apreciarse la chapa estaba muy dañada, perforada y con graves roturas en la parte superior donde se aloja el relleno.

Lo primero es desmontar separador, colectores, relleno, inyectores…

Cortamos las chapas dañadas, que son las cuatro superiores de cada torre.

Continuamos arrancando la fibra y sacando la caja del filtro, o lo que queda de ella, pues la mayoría había desaparecido.

En este momento nos encontramos que uno de los laterales de abajo tiene un gran agujero provocado por el oxido, además de las vigas que dan estructura a la torre y las barras centrales de sustentación de la balsa son irrecuperables y hay que sustituirlas.
La reparación en detalle puede apreciarse al final del post.

Procedemos a lijar toda la superficie y las vigas para eliminar todos los restos de pintura, fibra, oxido y espuma de poliuretano que habían inyectado para intentar sellar las fugas.

Una vez lijado se procede a la imprimación con antioxidante de toda la estructura así como de las chapas que pueden salvarse.

Aplicamos dos capas de pintura para completar el tratamiento y el resultado es inmejorable.

En estas fotografías podemos apreciar el cambio de las vigas de la estructura.

Procedemos al montaje de las chapas superiores y a su sellado para conseguir una perfecta estanqueidad.

El proceso de reparación del agujero en el lateral al detalle:
Primeramente lijamos toda la superficie para observar el verdadero alcance de la oxidación.
Dado que está muy debilitada, decidimos recortar todo el lateral y usar dos planchas a modo de sándwich, perfectamente atornilladas y selladas.

Completamos el trabajo reinstalando inyectores, purgas, boyas, y un nuevo juego de cuatro bombas de dosificación y filtros de aspiración.

Como puede imaginarse el proceso de este tipo de reparaciones es muy largo, lento y tedioso, pero el resultado de la reconstrucción de la torre de refrigeración es increíble, dejando un acabado de estreno, que con un mantenimiento constante y una correcta dosificación de anticorrosivo, mantendrá la torre en perfectas condiciones durante muchos años.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *